Una nueva postura muy sencilla y beneficiosa, que estimula y regula el funcionamiento de los órganos abdominales desplazados a la espalda por el bebé, mejora el proceso de digestión  y evacuación,  activa la circulación sanguínea, estira y proporciona fuerza a los hombros, la columna vertebral y las caderas. Reduce el dolor de cuello, dolor de espalda y ciática.